Crónica de una carrera de San Silvestre

Al fin llegó el gran día. Meses entrenando duro para este momento. Nervios e ilusión. Un poco de miedo de no alcanzar mis objetivos, pero ganas de intentarlo. Además había dedicado los últimos días a confeccionar los disfraces de Supernenas que luciría con mis amigas de toda la vida.20131231-021151.jpg
Era mi primera San Silvestre. Suponía que era una carrera de ambiente popular y festivo, pero no esperaba pasarlo tan bien.
Los disfraces, la gente animando, las calles de Salamanca abarrotadas… Todo para lograr que este fuese un día único.
Las últimas semanas de entreno habían sido duras, no lo voy a negar. Pese a haber días de gran satisfacción (esas series a 5 min/km, quien me lo iba a decir), muchos otros me sentía frustrada, sin fuerzas ni ánimo, y muy, muy cansada…
Pero al fin lo logré. Acabé la carrera. No en el tiempo que me habría gustado, pero si en una buena marca: 56 min. 42s. Creo que sólo lo habría hecho más rápido a costa de disfrutar menos, y ese es el dilema que me planteo últimamente, y sobre el que espero escribir pronto.
Uno de los alicientes de esta carrera es su recorrido que atraviesa muchos de los rincones más emblemáticos de la ciudad.
Sobre los disfraces, qué decir: ¡las Supernenas! Íbamos totales, tras horas buscando leggins blancos, cosiendo velcros y recortando goma eva. Qué pena que se hayan pasado de moda y poca gente nos reconociese…

20131231-021105.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s